>>EDITORIAL. La Problemática de los Accidentes deTránsito

accidente-seguridad_vial-motos_claima20150321_1175_27

El accidente de tránsito es uno del flagelo más tremendo de la humanidad; considerado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), como un flagelo, ya que mata y lesiona personas más que cualquier otro mal. En las Estadística del Mundo figura primero, como causa de muerte, superando a los que fallecen de cáncer y enfermedades cardiovasculares. En el mundo mueren aproximadamente dos millones de personas al año; en la argentina mueren 12.000 personas en el mismo periodo y por cada muerto dos quedan inválidos, más 15.000 heridos con distinta consideración. Lo lamentable que el 65% de estas víctimas son jóvenes, menores de 35 años, futuro motor productivo de una Nación; sin considerar el tremendo
daño moral, psicológico y económico que deben soportar las victimas lesionadas y sus familiares y aquellas que han perdido sus seres queridos en estos hechos. Lo más tremendo y alarmante de esta noticia, es que este mal crece año tras año.

Frente a estos datos y considerando que existen leyes, reglamentos y códigos de tránsito, con un capital humano importante de profesionales, especialistas en los distintos elementos y sujetos que interviene en el tránsito; con un Estado que cuenta con recursos e infraestructuras para el tratamiento del problema, resulta inaceptable, como hecho social inevitable y continuo, la indiferencia o ignorancia de estas muertes y lesiones por causa de la insensatez; la sociedad que la admita estará destruyéndose a sí misma y el Estado que la represente habrá resignado uno de su más importante cometido, que es defender y asegurar la vida de sus ciudadanos.

Como se sabe, todos los males devienen por la falta de Educación y concientización del problema. También sabemos que la Prevención pasa por tres (3): Por la Educación; Control y Penalización. Podemos dictar excelentes cursos de Educación y capacitación Vial, pero si no hay un control y penalización seria y responsable por parte del estado, de nada va a servir Educar, sería como predicar en el desierto.-

Dejá un comentario

*